Aquí os dejo un pequeño fragmento...

 

Capítulo 5.- El Lago Misterioso.

 

...

 

¿Qué está pasando aquí...? ¿Qué es lo que esconde este valle tan misterioso? Ziusudra y Magán, están adentrándose en peligros que ellos mismos, no imaginaron jamás que podrían existir... y después del trauma de haber perdido a su gente... y con todos los acontecimientos que están viviendo, están de lo más desconcertados. Ahora ya no hay vuelta atrás, ahora tienen que llegar hasta el fondo de todo este asunto. En cuanto se consiguen recuperar un poco del susto y recogen el campamento... Bajan del montículo donde habían pernoctado... y cuando llegan al fondo del barranco, junto a la orilla del rió, ven que de nuevo tienen otro problema. A este lado, la vegetación es muy tupida y apenas los deja avanzar, en cambio, en la otra orilla, hay terreno abierto. Entonces Magán pregunta a Ziusudra:

 

- ¿Deberíamos de cruzar al otro lado del agua no Ziu?

 

- No se Magán, no creo que sea buena idea. No sabemos que clase de bestias habitan en este río, vayamos un poco más arriba, a ver si vemos algún paso.

 

- Pues con esta maleza tan densa, nos va a ser muy difícil avanzar.

 

- Lo sé, pero no hay otra opción. -  Le dice Ziusudra a Magán, mientras sigue dando machetazos a diestro y siniestro intentando abrirse paso por la espesura. - Creo que más adelante, según vi desde arriba estaba la cosa más clara.

 

- Esperemos, porque si no.

 

Al cabo de un rato, salen a un claro del bosque más amplio, donde una manada de Uros, una especie de toros bravos prehistóricos muy grandes, están pastando tranquilamente en la rivera del río. Entonces advierte Ziusudra:

 

- Silencio Magán. Ahora despacito y sin movimientos bruscos ¿eh?

 

- Vale. - Susurra Magán. - Que estos tienen muy malas pulgas cuando se cabrean.

 

De pronto y sin esperarlo. Un gigantesco cocodrilo se abalanza hacia la manada y pilla desprevenido a un viejo macho que estaba comiendo tranquilamente. El resto del rebaño sale en tropel disparado buscando refugio hacia la espesura de la jungla.

 

- ¡Corre Magán! ¡¡Corre detrás de mí!!

 

- ¡Joder! ¡¡Aquí no gana uno para sustos!! - Exclama Magán, y... a la vez que está diciendo esto, otros tres cocodrilos salen del río y se dirigen raudos hacia el botín cobrado.

 

- ¡¡Corre Ziusudra. Que estos nos meriendan a nosotros también!!

 

Afortunadamente, ambos llegan al otro lado del claro del bosque y se adentran otra vez en la espesura.

 

- Por los pelos, vaya susto. Dice Ziusudra, poniéndose agachado con los brazos en arras y recobrando el resuello poco a poco. - No querías campo abierto... Pues toma campo abierto.

 

- Vaya sitio. - Resopla Magán. - Me estoy pensando en volver al desierto. Por lo menos allí estaba uno más tranquilo. - Y se miran el uno al otro estallando en una carcajada floja.

 

- Bueno... Sigamos. - Dice Ziusudra, cuando se recupera algo. - Mira por ahí, hay un pequeño montículo. Subamos a ver.

 

- Espera... que recobre el aliento. Voy - Protesta Magán.

 

Ziusudra, tira de él, y se encaraman por una escarpada ladera hasta llegar a lo alto. Allí, el río se estrecha en una garganta, en la que un gigantesco árbol caído, hace de puente natural sobre él mismo. Ziusudra que ha llegado antes señala a Magán:

 

- Mira Magán. Ahí tenemos nuestro paso a la otra orilla.

 

- ¿Estas loco, vamos a cruzar eso?

 

- ¡Digo! - Clama Ziusudra, mientras pasa el puente poco a poco.

 

- Veras tu. Que guarrazo nos vamos a meter. - Premoniza Magán, mirando al fondo del desfiladero.

 

- No te preocupes por el guarrazo. Preocúpate por los cocodrilos que hay al fondo mejor. - Le recuerda Ziusudra, siendo este el mejor aliciente para que Magán, que iba con demasiada precaución, se aligere considerablemente. - Así está mejor.

 

Al llegar al otro lado, el paisaje cambia bastante. Aparte de que ya estamos a mucha más altura, la vegetación es menos tupida y baja, como la de una ladera de montaña.

 

- Por aquí si que se puede caminar mejor. - Advierte Magán.  - Esto ya es otra cosa.

 

- Sí. Esto está mucho mejor. Pero cuidado, no debemos de bajar la guardia amigo.

 

- No. Visto lo visto... Desde luego que no. - Observa Magán, mientras mira repetidamente varias veces hacia los lados desconfiadamente. - ¡Eh espera! - Dice cuando ve que Ziusudra ya se ha puesto en camino, dejándolo atrás. - ¿Y ahora hacia dónde vamos?

 

- Venga. Tenemos que escalar esta montaña.

 

- ¿Más arriba? - Protesta éste.

 

- Sí. Tenemos que tomar perspectiva del terreno. - Señala Ziusudra.

 

...

 

(Continua...)

Versión Impresa.
Versión Impresa.
Ebook Formatos: ePub - Pdf - Mobi - Lit
Versión Libro Electrónico.

Otras obras del autor disponibles:

Necesito Perderme de... Miguel Angel Crespo

Necesitoo Perderme de... Miguel Angel Crespo



La crónica de unos meses,
en los que todo cambió..

YA A LA VENTA
¿Habrá... Cadabrá? de... Miguel Angel Crespo

Medio Doblón de... Miguel Angel Crespo



Una comedia,
terroríficamente divertida.

YA A LA VENTA
Medio doblón de... Miguel Angel Crespo

Medio Doblón de... Miguel Angel Crespo


Una aventura de piratas, donde nadie es quien parece ser... y donde la historia no está ni mucho menos que escrita.

YA LA VENTA
HOMOGÉN - Operación... Creación. De... Miguel Angel Crespo

HOMOGÉN - Operación... Creación. De... Miguel Angel Crespo


¿Una aventura en tres épocas... O una trilogía en un solo libro...?

YA A LA VENTA
Crónica Cinematográfica, una Historia de Cine de... Miguel Angel Crespo

Crónica Cinematográfica, una Historia de Cine de... Miguel Angel Crespo


Un recorrido por la historia del cine en más de 100 años del 7º arte.

TAMBIEN A LA VENTA
Dirección Cinematográfica Miguel Angel Crespo

Dirección Cinematográfica Miguel Angel Crespo


Manual Avanzado de Aprendizaje Creativo...
Versión Electronica.

YA A LA VENTA
Guiones Cinematográficos de Miguel Angel Crespo

Guiones Cinematográficos de Miguel Angel Crespo


Un recorrido, por la
bibliografica del autor...

CONTACTO
Codigo QR
Codigo QR